DESAFÍOS A LA HUMANIDAD

Frei Betto, OP

Las recientes manifestaciones en Hong Kong contra la política proteccionista de la OMC (Organización Mundial del Comercio) confirman que el mundo unipolar, hegemonizado por el poderío económico, militar e ideológico de los EE.UU., representa una seria amenaza para el futuro de la humanidad. De los seis mil trescientos millones de gentes que habitamos el planeta, según la ONU 4 mil millones viven por debajo de la línea de pobreza, con una renta per cápita mensual menor de US$ 60.

El fenómeno de la globalización es, de hecho, una globocolonización, o sea la imposición del modelo de sociedad anglosajona a los demás países del mundo. Agravada toda esa asimetría por el creciente desequilibrio ambiental y por la equivocada búsqueda de la paz a través de la imposición por las armas y no mediante la promoción de la justicia, como sugirió el profeta Isaías ocho siglos antes de Cristo.

Los desafíos planteados hoy día a la humanidad pueden ser resumidos en ocho puntos:

1) Reducción del hambre, de la pobreza y de la desigualdad social, que son las auténticas “armas de destrucción masiva”, que sacrifican, según la FAO, al menos 24 mil vidas cada día. Entre los factores de muerte precoz el hambre supera a las enfermedades (cáncer, sida…), los accidentes de tránsito y de trabajo, la violencia (guerras, terrorismo, asesinatos). Sin embargo el planeta produce alimentos suficientes para once mil millones de bocas. El problema pues no es el exceso de bocas ni la falta de alimentos sino de justicia, sobre todo de compartir los bienes de la Tierra y los frutos del trabajo humano.

2) Respeto a la soberanía y a la autodeterminación de los pueblos. Los organismos multilaterales deben evitar su manipulación por parte de las grandes potencias. Detrás de tratados supuestamente orientados al intercambio entre naciones se esconden mecanismos crueles de neocolonialismo. Nadie es capaz de imaginar una base cubana en las costas de California, y eso provocaría un gran despliegue de los medios de comunicación. Sin embargo hay una base norteamericana en las costas de Cuba, Guantánamo, sin que ello cause la reacción indignada de los medios internacionales. Una nación como Puerto Rico permanece desde 1898 bajo tutela norteamericana. Bases militares norteamericanas se reparten por el mundo, en una flagrante ingerencia en la seguridad interna de los países anfitriones y de sus vecinos.

3) Fortalecimiento de la ciudadanía y de la democracia. El conjunto de la población tiene el derecho a organizarse por grupos de intereses, para defenderse y reivindicar sus derechos. La ciudadanía debe basarse en el pleno reconocimiento de la dignidad de cada ser humano, independientemente de su condición sexual, étnica, religiosa y social. Urge asegurar a todos alimentación, salud y educación, trabajo, cultura y solaz, vivienda y el derecho a la felicidad. La democracia alcanzará su plenitud cuando conjugue la libertad política con la justicia social, de modo que todos tengan una renta suficiente que les garantice calidad de vida y plenas condiciones de desarrollo humano.

4) Protección del medio ambiente. El planeta está en vísperas de agotar su potencial energético, se da una gran amenaza a su biodiversidad, las condiciones climáticas se alteran año con año. Sin un nuevo paradigma de relación entre el ser humano y la naturaleza la progresiva degradación ambiental irá aumentando los casos de enfermedades que contribuirán al desequilibrio ecológico, perjudicando las fuentes de producción de agua potable y de alimentos.

5) Respeto al pluralismo religioso, a la diversidad de modelos políticos y el fin de las discriminaciones sexuales y étnicas. La intolerancia religiosa podrá multiplicar las típicas reacciones de actitudes fundamentalistas. De ahí la importancia de favorecer el diálogo interreligioso. Los modelos de organización política de nuestras sociedades deben respetar la idiosincrasia de cada pueblo. Los nuevos roles sexuales necesitan ser encarados con respeto, y las diferencias étnicas como factor de enriquecimiento de la convivencia humana.

6) Solidaridad entre las naciones. Todos somos pasajeros de esta nave espacial llamada planeta Tierra. Los recursos son limitados y deben ser distribuidos con justicia y utilizados con moderación. Por lo mismo se necesita erradicar la competitividad, la opresión y el colonialismo, que tanto perjudican la convivencia entre las naciones. Resulta urgente el fortalecer en las nuevas generaciones la conciencia de que somos una sola familia humana, y la singularidad de cada pueblo no debe constituir un factor de prejuicio, de discriminación, de agresión o de imposición de modelos extraños a su historia y a su índole.

7) Superar la economía de la carencia, que afecta hoy a dos tercios de la humanidad, obligados a sobrevivir en condiciones infrahumanas, así como la de abundancia, que permite a unos pocos países la apropiación indebida y exagerada de riquezas y recursos que, en principio, pertenecen al conjunto de la humanidad. La economía de la suficiencia debe asegurar a cada persona y a cada pueblo condiciones dignas de vida y la plena realización de su potencial humano.

8) Fortalecer la cultura que identifica la naturaleza sagrada de cada persona, su dignidad irreductible y su derecho inalienable a una vida feliz. Cada uno de nosotros es el centro del Universo, y el don de la vida es el valor supremo que debe ser preservado, perfeccionado y alentado, de modo que se evite toda banalización de la existencia, así como los factores que contribuyan a amenazarla, a destruirla o a desvalorizarla. Seremos verdaderamente humanos cuando la felicidad sobrepase las condiciones materiales de vida y alcance su vocación de trascendencia, elevando el espíritu humano a las alturas de la infinitud, preanunciadas ya en el arte, en la mística religiosa y sobre todo en el amor.

Frei Betto es escritor, autor de “La Obra del Artista. Una visión holística del Universo”, entre otros libros.
Traducción de J.l.Burguet. 16-12-05

Copyright ©2017 | Sponsored by the Dominican Sisters Conference | Contact Us

Dominican Life USA

A web crossroads for the Order of Preachers


Email Newsletter SignupRSS FEED